Virus.

Ya están aquí. El terror de las madres. Los virus ya están aquí y han llegado para quedarse. En nuestra casa ha aterrizado el de la gastroenteritis. Y sí, la cara se me quedó como la del virus de la izquierda. Hasta ahora habíamos tenido mucha suerte con estos virus, son molestos, descomponen la barriga de nuestros peques, etc. Pero esta vez nos ha debido tocar el hermano mayor de todos ellos. Fiebre, diarrea, dolor de tripa y lo peor de todo los ” VÓMITOS”.

images Hay cosas desagradables, molestas, limpiar las cacas de nuestros nenes cuando estas llegan casi hasta el pecho, cuando traspasan la ropa, pero amigas, a mi me pueden los vómitos. La situación en sí puede conmigo. El olor que queda en la habitación, el recoger los restos en la cama de mi peque, duchar a mi niña entera porque hasta en la cabeza había restos y para rematar la jugada, cambiarte entera porque seguro que a más de una le cae todo encima. Mi bata era un muestrario de virus que muchos hospitales querrían para investigar.

Pues así tres noches seguidas, la lavadora y la secadora no paraban. Todo el día lavando y secando y ventilando la casa porque el olor se me quedaba grabado. Que entiendo que habrá cosas peores, pero esto no va conmigo. Además había que ver la cara de mi niña la primera noche, nunca antes había vomitado, así que tenía un susto que no se lo quitaba nadie y si a eso le añadimos una ducha a la una de la madrugada, peor. Debía pensar que su madre había perdido la cabeza. Pero no, lo que perdí fue el apetito durante esos tres días.

Ahora ya está recuperada y nosotros también. Estamos cogiendo fuerzas para el próximo ataque y haciendo estómago para llevarlo un poquito mejor. Ahora eso sí, el papá esta vez se ganó la medalla al papá con más estómago del mundo porque cuando a la mamá le temblaban las piernas y le flaqueaban las fuerzas, ahí estaba él fregona en mano para rematar la limpieza.

Besos a todas y espero que no os ataque el hermano mayor de todos los virus.

 

Anuncios

Un comentario en “Virus.

  1. Bueno, llegaron los virus de la gastroenteritis, y las mamás andan loquitas perdidas. Ciertamente no es nada agradable limpiar los vómitos, yo tampoco podía, es que yo limpiaba y vomitaba al mismo tiempo, así que era tu padre el encargado de limpiar los vómitos. Pero bueno, todo pasa y ya hay que prepararse para el próximo virus. Animo, adelante y un aplauso para ese papá, tan apañao, como dicen por aquí. Besos para todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s