ADIÓS PAÑAL, HOLA BRAGUITAS ( I).

Pues 118-large_defaultsí, como pasa el tiempo, ya hemos llegado a la maravillosa etapa de decir adiós a los pañales ( o eso creo). ¿Cómo vamos ? Pues empatadas madre e hija, Mamá 1- Niña 1.

La primera tarde experimenté poniéndole braguitas y unos leggins fácil de bajar, o eso pensaba yo. La tarde se terminó pronto, en dos horas y media, mi hija terminó con el suministro de braguitas y con cuatro leggins, así que tuvimos que poner un pañal y un chandal para terminar la tarde y llegar a la hora de la cena. Decepcionada totalmente, no por la niña, que ella hace lo que puede, creí que sería más fácil. Porque una escucha historias de niños que parece que dejan de hacerse pís encima de la noche a la mañana, y seguro que los hay, digo yo, que también existen los bebés que duermen 8 horas , porque sí, en eso tuve suerte, cuando no tenía ni gases, ni retortijones,ni nada, mi hija dormía toda la noche del tirón sin pedir biberón, eso desde casi que cumplió el primer mes. Así que mamás que estais por serlo existen esos bebés!!

Hoy ha sido nuestra segunda tarde para experimentar, he dejado pasar casi una semana. El por qué, es fácil, he leido veinte mil métodos, dejar de hacer pís en 3 días, dejar de hacer pís en una semana, etc… hay más métodos que niños en el mundo con pañales. Así que yo he creado el mío propio, para espabilada una. En sí, es un combinado de varios métodos que he leido y una conjunción de circunstancias, he hecho un pedido hace 3 días de braguitas por internet y no dan llegado … cachis …

¿Cómo hemos pasado la tarde? Pues muy entretenidas, el orinal lo he trasladado al salón, al fin al cabo pasamos casi toda la tarde en él. Mi hija ha disfrutado de lo lindo con su vestimenta, camiseta de manga larga, la falda que le hice hace poquito y unos calcetines (estos no duraron mucho) y nada más, que corra el aire. Así que cada 20 o 30 minutos, entre que merendaba y veia Peppa Pig y coloreaba y se subía por el sofá ( HORROR!!! mi sofá no es de tapicería desmontable …) su voz de la conciencia, o sea yo, le decía: cariño, ¿Quieres hacer pís? y así 5 horas. Resultados: Dos caquitas en el orinal, 8 pises en el orinal y un accidente de pís en el suelo. Ha resultado bastante buena la idea. Mañana seguiremos con el trabajo y contaré poco a poco como vamos avanzando.

Eso sí, espero que llegue pronto el suministro de braguitas para más experimentos, jijiji, creo que al final hasta nos lo pasamos bien y todo.